¿Qué es eso del bullying, acoso o matoneo?

2matoneo y creencias (2)

Agosto taller sobre “Prevención del Bullying”

Septiembre taller sobre “Creencias: Tu eres lo que crees ser”

 ¿Qué es eso del bullying, acoso o matoneo?

Un chico o chica es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo una o varias personas.

CARACTERÍSTICAS

• Debe existir una víctima.

• Debe existir desigualdad de poder.

• No hay equilibrio en cuanto a posibilidades de defensa.

• La acción agresiva debe ser repetida.

• Puede haber una persona acosadora o varias.

TIPOS DE ACOSO

En todos los tipos de acoso hay maltrato psicológico.

Físico: Todo tipo de agresiones que podamos imaginar. Empujones, patadas, calvazos, escupitajos

Verbal: Insultos, apodos, menosprecios en público, resaltar determinados defectos físicos o limitaciones, insultos a través del computador o celular.

Social: Hay una deseo de aislamiento del individuo respecto al grupo. Se extienden chismes, se dicen calumnias. Acciones encaminadas a que el individuo permanezca en la más absoluta soledad.

Ciberbullying: Hablamos de ciberbullying cuando un niño o adolescente es molestado, humillado, amenazado o acosado por otro niño o adolescente mediante el uso de Internet, el celular u otras tecnologías interactivas y digitales. También se considera ciberbullying robar contraseñas, suplantar identidades, Publicar fotos reales o montadas con comentarios ofensivos, publicar escritos despectivos, insultantes, grabar hechos a escondidas o contra la voluntad de la víctima, enviar programas basura, virus, suscripción a listas de pornografía, colapsar el buzón de la víctima, etc.

El agresor o La agresora

•Temperamento agresivo e impulsivo.

•Deficiencias en habilidades sociales para comunicar y negociar sus deseos.

• Falta de empatía hacia el sentir de la víctima.

• Falta de sentimiento de culpabilidad.

• Falta de control de la ira.

•Violentos, autosuficientes , no mostrarían baja autoestima.

• Baja integración escolar.

• Menos populares que los adaptados pero más que sus víctimas.

• Menos contacto con las familias.

•Poco interesados por la escuela.

La víctima

• Poco populares.

• Pueden ser inseguros, ansiosos, tímidos, baja autoestima.

• Pasan bastante tiempo en casa.

• Podría haber hiperprotección familiar.

• Menos fuertes físicamente que los agresores.

• No suelen ser agresivos.

• Pueden presentar altos niveles de ansiedad e inseguridad.

• Algunos rasgos: gafas, color de piel o pelo, diferencias físicas, ojos, nariz, boca.

•Pueden presentar habilidades especiales para la música, el deporte, etc

Suelen tener buenas relaciones con los profesores.

• El agresor, chico o chica, una vez encontrada la víctima encuentra

también aquello que la hace “atacable”.

 

 

LAS CREENCIAS

Una creencia es el sentimiento de certeza sobre el significado de algo. Es una afirmación personal que consideramos verdadera.

Muchas personas tienden a pensar que sus creencias son universalmente ciertas y esperan que los demás las compartan. No se dan cuenta que el sistema de creencias y valores es algo exclusivamente personal y en muchos casos muy diferente del de los demás.

Tipos de creencias

Existen dos tipos de creencias:

Creencias globales:

Son generalizaciones que hacemos sobre la vida, el mundo, las personas, etc.

Ejemplos: La vida es bella. La vida es dura. La gente es amable. Los perros son peligrosos. Las mujeres, los hombres son un desastre…

FABULA DEL AGUILUCHO

Érase una vez un granjero que, mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho malherido.

Se lo llevó a su casa, lo curó y lo puso en su corral, pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a comportarse como estos.

Un día, un naturista que pasaba por allí le preguntó al granjero:

¿por qué este águila, el rey de todas las aves y pájaros permanece encerrado en el corral con los pollos?

El granjero le contestó:

Me lo encontré malherido en el bosque, y como le he dado la misma comida que a mis pollos y le he enseñado a ser como un pollo, no ha aprendido a volar. Se comporta como los pollos y, por tanto, ya no es un águila.

El naturista dijo:

El tuyo me parece un bello gesto, haberle recogido y haberle curado y cuidado. Además le has dado la oportunidad de sobrevivir y le has proporcionado la compañía y el calor de los pollos de tu corral.

Sin embargo, tiene corazón de águila y con toda seguridad, se le puede enseñar a volar. ¿Qué te parece si lo hacemos?

No entiendo lo que me dices. Si hubiera querido volar, lo hubiese hecho. Yo no se lo he impedido, y además ¿Por qué insistes tanto? Mira, se comporta como los pollos y ya no es un águila, qué le vamos a hacer. Hay cosas que no se pueden cambiar.

Es posible, ¿Qué te parece si probamos?

Animado, el naturista al día siguiente sacó al aguilucho del corral, lo cogió suavemente en brazos y lo llevó hasta una loma cercana. Le dijo:

Tu perteneces al cielo, no a la tierra. Abre tus alas y vuela. Puedes hacerlo.

Estas palabras persuasivas no convencieron al aguilucho. Estaba confuso y al ver desde la loma a los pollos comiendo, se fue dando saltos a reunirse con ellos. Creyó que había perdido su capacidad de volar y tuvo miedo.

Sin desanimarse, al día siguiente, el naturista llevó al aguilucho al tejado de la granja y le animó diciendo:

Eres un águila. Abre las alas y vuela. Puedes hacerlo.

El aguilucho tuvo miedo de nuevo de si mismo y de todo lo que le rodeaba. Nunca lo había contemplado desde aquella altura. Temblando, miró al naturista y saltó una vez más hacia el corral.

Muy temprano al día siguiente el naturista llevó al aguilucho a una elevada montaña. Una vez allí le animó diciendo:

Eres un águila, abre las alas y vuela.

El aguilucho miró fijamente los ojos del naturista. Éste impresionado por aquella mirada, le dijo en voz baja y suavemente:

No me sorprende que tengas miedo. Es normal que lo tengas. Pero ya verás cómo vale la pena intentarlo. El aguilucho miró alrededor, abajo hacia el corral, y arriba, hacia el cielo. Entonces, el naturista lo levantó hacia el sol y lo acarició suavemente el aguilucho abrió lentamente las alas y finalmente con un grito triunfante, voló alejándose en el cielo. Había recuperado por fin sus posibilidades.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Powered by WordPress | Designed by: free joomla templates | Thanks to hostgator coupons and joomla hosting